Web oficial de DESPACHO JURÍDICO TODO-DERECHO

sábado, 29 de agosto de 2009

ESCUELA DE DERECHO LIBRE.

Fueron los más furibundos e insistentes negadores de aquellos tres dogmas del formalismo ingenuo del S. XIX, plenitud, coherencia y claridad del sistema jurídico.

En tales proclamaciones de la doctrina anterior no veían más que un descarado engaño que tenía por finalidad alejar del juez la responsabilidad por sus decisiones, imputando estas por completo a aquellos mágicos atributos de la legalidad o los conceptos.

La consecuencia principal, hay que modificar la formación y el modo de selección de los jueces.

Si el juez no es más que un robot, un puro autómata, vale como juez cualquiera que esté en su sano juicio.

Si resulta que el juez verdaderamente decide y determina que necesitamos jueces con capacidad para entender lo que resuelven y sensibilidad para hallar las soluciones menos malas.

Es decir, antes escogen el fallo del caso, guiados por sus móviles personales, y luego redactan una motivación con la que disfrazan de resultado la razón jurídica lo que no es más que el producto de su cosecha personal, de sus intereses.

TESIS: RADICAL INDETERMINACIÓN DEL LENGUAJE JURÍDICO.

El lenguaje de las normas es el cauce de toda virtualidad y por ende, de cualquier capacidad para dirigir el comportamiento de decisión del juez.

La seguridad jurídica es un supremo engaño que hace a los ciudadanos sentirse protegido por las normas, allí donde en realidad, no están sino a merced de los poderes, de los que el juez es servidor inerte, como una marioneta que hace lo que se le pide.





Publicar un comentario