Web oficial de DESPACHO JURÍDICO TODO-DERECHO

viernes, 15 de octubre de 2010

¡Oiga Doctor!

Dicen ahora que Cataluña imita a Madrid incentivando a los médicos para que no den bajas laborales así porque sí.

Pues le cuento a usted lo que me ocurrió una vez en Mayo de 2002 con mi doctor de cabecera.

No suelo coger la gripe o estados febriles cuando llega el buen tiempo, pero alguna vez tenía que ser.

Después de salir del trabajo para ir a comer y volver de nuevo a las 15:00h me arrastré como pude hasta el Ambulatorio de Abrera (Barcelona), con 38 de fiebre y mocos en la garganta que no veas. 

Después de media hora, el médico por fin me visita, me auscultó (no se si dice así) me miró y me dijo, no es nada grave y apenas tienes mocos, así que no te voy a recetar ningún antibiotico, descansa esta tarde y mañana ya estarás bien. 

Me quedé frita al escucharle, le dije que me diera la baja médica porque no estaba para volver al trabajo por la tarde  y rotundamente me dijo que no, que si mañana continuaba peor que volviera a la consulta a las 14:00h.

Me fui a mi casa penosa como una perrilla abandonada, arrastrándome por la calle hasta llegar a mi casa, me tomé un caldo calentito y me fui derecha a la cama. 

Al día siguiente estaba peor y me fui de nuevo a la consulta a las 14:00h.

Entonces me vió de nuevo mi doctor y me dijo ¡Ah, estás aquí de nuevo! Volvió a auscultarme y me pregunto:

¿Cómo es que hoy tienes tantos mocos y ayer no? Pues no se. Le contesté.

No dijo nada más. Me dió únicamente 3 capsulas de antibióticos (una toma por día), (me comentó que la Seguridad Social  tiene que ahorrar y que si después de tomar las 3 capsulas no encontraba mejoría que volviera). Después me firmó la baja.

Y me despidió con un simple: ¡ Cuídate!

Después me fui a mi casa penosa como una perrilla abandonada, arrastrándome por la calle hasta llegar a mi casa, me tomé un caldo calentito con la cápsula  y me fui derecha a la cama. 





Publicar un comentario