Web oficial de DESPACHO JURÍDICO TODO-DERECHO

viernes, 18 de noviembre de 2011

UNA VISIÓN FUTURISTA DE LO QUE DEBERÍA SER UN COLEGIO DE ABOGADOS



Muchos abogados dirán esta mujer está loca, pues sí de las locuras, surgen las mejores ideas.

Como me gustaría que fuera mi Colegio de Abogados.

1. Abierto las 24 h del día para dar un buen servicio al colegiado, (en lo que necesite), para reunirse con los colegas y los clientes en salas individuales, restaurante-buffet libre, bar-cafetería para más de 50 personas a la vez, guardería gratuita para los hijos y supermercado, (como si fuera un economato, lo que te lleves lo pagas, a precio reducido), servicio de copistería, gimnasio, piscina cubierta climatizada, un servicio de biblioteca real (que te puedas llevar los libros a casa, el que no lo devuelva, que le corten la cabeza por hurto; con más de 50 ordenadores con acceso a todas las bases del mundo mundial), lavabos limpios y amplios, unisex si se quiere para ahorrar espacio y el de los minusválidos abierto para los mismos, zonas comunes de reunión con mobiliario nuevo y espacios abiertos con jardín o terraza para los que quieran fumar o gritar cuando el juez desestime su demanda y sobre todo espacios de trabajo amplios para cuando el colegiado no puede volver a su despacho.

2. Cursos gratuitos de reciclaje para todos los colegiados en aulas amplias con mesas y sillas adecuadas, y con un ordenador por colegiado, con el material de formación también gratuito.

3. Subvención de los gastos de transporte que soportan los colegiados por acudir de juzgado en juzgado, etc...

4. Una pensión mínima subvencionada por el Colegio para aquellos abogados en prácticas que empiezan y para aquellos abogados en pre-jubilación.

5. Con servicio médico, enfermería y farmacia para las urgencias.

6. Kiosko jurídico y de otros temas, chuches incluidas.

7. Panadería, lavandería y diferentes shops.

8. Zona de siesta y un mini hotel para los colegiados de otras demarcaciones que acudan para solucionar litigios.

9. Sala de fiestas, discoteca  y un par de Salones para los grandes eventos donde quepan hasta las mascotas.


Un montón de puestos de trabajo que se generarían, ahora el problema, es adquirir los edificios que albergarían la ciudad del Colegio de Abogados.

En fin este es el maravilloso mundo jurídico HELLO KITTY.

Se aceptan sugerencias.
Publicar un comentario en la entrada